José Carlos Francisco: “Ahora la construcción tiene un papel protagonista y puede que coja el testigo del turismo”

José Carlos Francisco: “Ahora la construcción tiene un papel protagonista y puede que coja el testigo del turismo”

En una entrevista concedida a DIARIO DE AVISOS, el presidente de la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife) habló del futuro económico incierto del Archipiélago, de los presupuestos “mágicos” que prepara el Gobierno canario y de política migratoria

Durante el tercer trimestre del año 2020, las consecuencias del Covid-19 han generado un impacto negativo en la economía, del cual no se tienen precedentes. Los efectos sanitarios, la declaración del estado de alarma, las restricciones a la movilidad, el cierre de fronteras y la paralización completa de algunas actividades económicas han afectado en general a todo el desarrollo de la economía y de la sociedad a nivel mundial. Todo esto nos ha llevado a vivir durante estos ocho meses en un estado de incertidumbre permanente: el peor enemigo de las empresas. Es más, el presidente de la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife) aconseja acostumbrarse a vivir con ella [la incertidumbre] porque esperar un modelo “perfecto, de laboratorio, solo alargará la agonía”. En una entrevista concedida a DIARIO DE AVISOS, José Carlos Francisco habló del futuro económico incierto del Archipiélago, de los presupuestos “mágicos” que prepara el Gobierno canario y de política migratoria.

-Todos los organismo apuntan a una caída de la economía canaria. Ustedes estiman que el desplome será de un 24% ¿Cómo salimos de ésta?
“Pues mire no lo sé. ¡Ojalá lo supiera! Es cierto que las previsiones de todos los institutos y organismos económicos siguen empeorando lo que indica que las expectativas que habían sobre la duración y la profundidad de la crisis eran demasiado optimistas. A medida que pasa el tiempo nos estamos dando cuenta de que la crisis se va a alargar más de lo que pensábamos y que la salida del túnel está más lejos. Pero lo peor es que para final de año, lo más probable es que estas previsiones que dimos el viernes en el informe de coyuntura serán peores”.

-Ustedes planteaban tres escenarios posibles tras la pandemia ¿nos estamos adentrando en el más pesimista?
“Muy pesimista, sí. Mire, la cuestión aquí es que las previsiones no se basan en datos económicos sino en estimaciones sanitarias. Entonces cuando usted le pregunta a un economista cómo va la cosa, la cosa depende de cómo vaya el virus. En este entorno, el economista es incapaz de prever nada por lo que es bastante probable que se equivoque. Mire, la crisis del 70 tuvo una causa económica: la subida del petróleo; ha habido crisis por subida de los tipos de interés, industriales, por falta de liquidez en el mercado, por pinchazo de la burbuja inmobiliaria… Todas ellas por causas económicas. Ahora no. Lo que ha pasado es que hay un virus y se ha cerrado la economía”.

-El levantamiento de las restricciones para viajar por parte de nuestros principales mercados como Alemania y Reino Unido y el nuevo decreto del Gobierno que obliga a los turistas a tener test negativos para hospedarse en el hotel ¿dará un respiro al sector turístico? ¿Vendrán ahora más turistas?
“Creo que hay que hacer todo lo posible por mejorar las cosas y los test son un paso adelante, pero no nos engañemos, es absolutamente insuficiente, porque lo que hay detrás de que la gente no viaje, no son los test, el problema es que: a) tienen miedo; b) no les satisface viajar en las condiciones actuales; y c) la renta disponible es menor. Estos tres factores son los que hacen que ahora no se viaje. Luego está la gente que, superados esos tres factores, quiere viajar y a esos los test les vienen bien por eso hay que ponerlos para, asegurarnos estos turistas y que, al menos, los hoteles que permanecen abiertos, no cierren”.

-¿Cómo puede sobrevivir Canarias a una temporada de invierno con un 20% ó 30% de ocupación?
“Pues muy mal. No olvidemos, además, que hay más de 80.000 personas en Canarias que realmente no están trabajando aunque no han perdido la relación contractual con su empresa, y que cobran menos, pero cobran. Esto se está aguantando ahora, pero se puede aguantar durante un tiempo. La solución sanitaria tiene que llegar en algún momento porque si no es imposible seguir aguantando”.

-La Organización Mundial de Turismo dijo la pasada semana que hasta el año 2024 no habrá recuperación turística?
“Yo, si le soy sincero, no soy capaz en este momento de hacer una previsión de entrada de turistas para el próximo año. Con escenarios de supuestos, sí, pero tan libremente como lo dijo la pasada semana el Gobierno, que dijo también que llegarían 10 millones de turistas este año, no. Lo normal es que cifras parecidas a las del 2019 no se den hasta el año 2023, pero es difícil”.

-¿Y mientras tanto? ¿Sangre, sudor y lágrimas?
“Claro: sangre, sudor y lágrimas, porque durante este periodo habrá muchas empresas que se den de baja y cierren definitivamente. Pero mire, soy consciente de que no sé, y la razón es que no hemos vivido nunca una crisis de este tipo. En la anterior fuimos capaces de anunciar lo que iba a pasar, cuándo íbamos a recuperar el nivel del PIB, el nivel de renta per cápita,… Ahora soy incapaz porque mis modelos econométricos no valen para nada porque no tengo metido lo más importate: el covid 19. Casi los virólogos son los que ahora tienen mayor capacidad de predicción. No tenemos experiencia de situaciones similares”.

-¿Es el Plan Reactiva la solución?
“Le insisto. Toda ayuda es buena. Los ERTE son un mecanismo de ayuda sobre todo al trabajador y las familias. Y los ICO son un instrumento de liquidez para las empresas. Son dos grandes medidas que, evidentemente, han ayudado. Pero ¿qué ocurre? Pues que se van a tener que alargar porque a 31 de enero van a haber muchos sectores que seguirán sin abrir. Y con los ICO pasa lo mismo. Habrá muchas empresas que en marzo van a ser incapaces de devolver los créditos por lo que habrá que alargar el periodo de carencia un año más. Este plan y los fondos europeos ayudan, pero la inyección de este dinero se empezará a notar para el año 2020 ó 2023. Mire, lo que está pasando es tan grave que cualquier medida que se adopte es insuficiente. Y, además, las que son necesarias como los ICO o los ERTE tampoco pueden durar indefinidamente. Es verdad que en regiones como Canarias con una especial dependencia del turismo vemos la salida todavía más complicada porque dependemos de que la gente empiece a viajar. Otras regiones con menor dependencia del sector servicios ven la salida más cercana o la caída no tan profunda”.

-¿Echan en falta más medidas por parte de la administración?
“Yo lo que más echo en falta es que los ERTE se diseñaron para una situación en la que se suponía que la salida iba a ser en V, es decir, que la economía caía mucho, pero rebotaba rápidamente y por eso las empresas, bajo esta premisa, se comprometieron a mantener el empleo. Ahora que se ha visto que la salida no va a ser en V, mantener esto en los ERTE actuales es autoengañarnos. Las empresas ahora no se pueden comprometer a mantener la plantilla seis meses después de entrar en un ERTE porque no van a tener una demanda igual que la que tenían antes de empezar la crisis. A esto hay que unir aplazar la carencia de los ICO y prolongar los ERTE. También es fundamental trabajar por la simplificación administrativa para que todos los proyectos que salgan lo hagan rápido. Ahora la construcción tiene un papel protagonista y puede ser, durante un tiempo, el que coja el testigo del turismo. Es el único que tiene volumen y capacidad para crear empleo rápido”.

-¿Puede convertirse Canarias en una región subsidiada?
“Es posible que esto ocurra durante uno o dos años, pero no es algo sostenible en el tiempo. Nadie nos va a subsidiar eternamente”.

-¿Le ha dado tiempo de ver los presupuestos regionales? ¿Cómo es posible que con menos ingresos aumente el gasto social?
“No me ha dado tiempo. Hay que estudiarlos bien, pero aumenta el gasto de personal un 8%, la inversión un 17%, no sube los impuestos y no hay endeudamiento: parece un presupuesto mágico. Demasiado buenos para ser verdad”.

-¿Qué le parece que en un momento como el actual, los sindicatos de la hostelería exijan la subida salarial pactada en el convenio?
“Pues que no han entendido nada. Mire, hemos estado hablando durante toda la entrevista que la situación es grave y lo más duro desde la Guerra Civil española. No hay soluciones económicas; y dicho todo esto, nos damos tres volteretas en el aire y llega el sindicato de la hostelería, el sector más afectado por la crisis, y pide una subida salarial. Si este debate llega a algún lado es que no hemos entendido nada de nada. Si no entendemos mínimamente la situación en la que estamos todos, no vamos a ninguna parte. Y lo mismo ocurre con os funcionarios”.

-Otro de los grandes problemas al que nos estamos enfrentando es la inmigración ilegal ¿cómo lo resolvemos teniendo en cuenta que el Estado y Europa no hacen nada?
“Pues me alegra que me saque este asunto porque es hora de que se hable claro de este tema. Es cierto que todavía estamos lejos de llegar a la crisis de los cayucos, pero tiene toda la pinta de ser un repunte. ¿Sabe cuál es el problema? Pues que se está tratando la problemática migratoria sin tener en cuenta la situación en la que estamos, es decir, estamos tratando la entrada de los inmigrantes ilegales igual que en el año 2004, y no nos damos cuenta de que Europa ha cerrado sus fronteras por el Covid. No nos hemos dado de que hay una crisis internacional y estamos actuando como si el virus no existiera”.

-¿Y cuál es la solución?
“No lo sé. Lo que sí sé es que en estos momentos seguir con la política migratoria al uso, no funciona porque en otros países no la están aplicando. Por eso digo que convendría, sin apasionamientos poner las cifras sobre la mesa. En lo que va de año, en Canarias la entrada de inmigrantes ilegales ha aumentado un 688% y en la Península ha descendido un 29%. ¿A qué cree que se debe? Las rutas han cambiado. Toda Europa tiene sus fronteras cerradas por el virus, menos Canarias. No sé si por buenismo o altruismo mal entendido, pero está demostrado que la misma política migratoria que en 2004 no sirve en la situación actual, porque, además, Europa hace lo contrario: tiene sus fronteras cerradas por el Covid y no permite los traslados desde Canarias”.

-Es consciente de que este tipo de afirmaciones pueden generar rechazo.
“Pueden no, generan rechazo. Mira la solución al problema migratorio tiene que venir de Europa no de Canarias”.

Fuente: https://diariodeavisos.elespanol.com/2020/11/jose-carlos-francisco-ahora-construccion-tiene-papel-protagonista-puede-coja-testigo-turismo/